Adiós a Edgard Reyes, poeta monteplateño

Compartir

Hace apenas dos años reseñábamos aquí la concurrida y emotiva puesta en circulación en Yamasá de tres libros autoría de los escritores monteplateños Gumersindo de León Rafael, Freddy de León Bello y Edgard Reyes. La alegría de aquella vez quedó oscurecida la semana pasada por la partida del poeta Reyes, a la edad de 56 años, en medio de la presente caravana de la muerte que azota al mundo y particularmente a nuestro país. El poemario dejado por el bardo fallecido está titulado La otra luz, la de la noche, con reiteradas construcciones estéticas que evocan su condición de no vidente, obligado a utilizar el tacto como recurso para percibir la realidad circundante.

En el texto Mi razón de ser humano, expresa: “Yo no conozco el destello,/ mas conozco algo más bello,/ la tibia temperatura,/ de una mano con ternura/ que me acaricia el cabello./ Yo no conozco colores,/ mas conozco los rumores/ de los besos y latidos,/ el olor y los sonidos/ de la brisa y de las flores./ Yo jamás he visto el cielo,/ pero sí conozco el vuelo/ de un ave que día tras día,/ susurra una melodía/ de delirios y de anhelos./ Yo jamás he visto el mar,/ más conozco el susurrar,/ del agua por las quebradas,/ y la canción entonada/ por las olas al llorar./ Yo nunca he visto la luna,/ pero tengo la fortuna/ de tocar la primavera/ en la brisa pasajera/ que adormece la laguna./ Yo nunca te he visto hermano,/ pero aquí tiene mi mano,/ mi espíritu y mi amistad,/ es mi solidaridad,/ mi razón de ser humano”.

El poema Yo en cambio solo quiero, parece anticipar su despedida: “Les dejo a ustedes/ los resplandecientes jardines de mi infancia,/ el día con sus abalorios,/ las atalayas y las constelaciones./ Yo en cambio solo quiero/ volver a soñar con una mano/ que me decía adiós desde la tarde/ y morir desnudo en el mar de la memoria”.

Adiós poeta, ojalá encuentres ahora las luces que te negó la vida.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir