Juan de la Cruz Toribio: la cara de los quesos en toda la “zona oriental”

Juan de la Cruz Toribio calendariza las entregas para asegurarle a sus clientes la calidad del producto y puntualidad.
Este emprendedor decidió transitar solo el camino de los negocios, luego de la experiencia en una empresa familiar

De los 41 años que tiene Juan de la Cruz Toribio, 14 han estado dedicados a la venta de quesos en distintos barrios de la zona Oriental (municipio Santo Domingo Este) donde se ha convertido en la cara de los quesos, ya que de una manera personalizada realiza la entrega a cada cliente. Juan decidió crear su microempresa de manera individual luego de aprender el negocio con su familia, por lo que busca la mercancía para surtirse, la refrigera y la distribuye personalmente en su camioneta, que adquirió cuando aumentó la demanda.

Él mismo calendariza las entregas para asegurarles a sus clientes la calidad del producto y puntualidad. Dos veces por semana visita cada uno de los almacenes, colmados, cafeterías, negocios de ventas de chimis y otros. También selecciona un día de la semana para captar colmados nuevos, con una meta para ese día.

Juan lleva su contabilidad, transporta él mismo su mercancía y hasta es el asesor y amigo de los clientes, quienes a veces le solicitan consejos por su experiencia empresarial. “Nunca he sido empleado de nadie, siempre me han gustado los negocios”, comenta este emprendedor que vio una gran oportunidad en distribuir el producto en grandes cantidades para que otros vendan al detalle.

“Mis clientes son siempre fieles, por la responsabilidad y puntualidad con que atiendo sus pedidos y por el buen trato y consideración que les brindo. Además apoyo” nuevos emprendimientos de varios de mis clientes”, le cuenta al periódico elCaribe.

Con relación a los préstamos y al manejo de sus finanzas le va muy bien, pues cubre todas sus necesidades y las de su familia y compró un par de casitas para alquilarlas y poner a producir el dinero que con sacrificio y trabajo gana.

Juan es también un preocupado por las necesidades de la comunidad. Hizo un pozo de agua para subsanar las carencias que pasaban. “Lo hice yo solo y con mi dinero. Todos sacan agua de ahí. Eso me llena de satisfacción al ver que ellos se sienten felices y agradecidos de tener agua constantemente y realizar sus actividades”.

Además de la distribución de quesos, tiene pensado invertir en otros negocios, como el de la construcción. “La fortaleza que Dios me ha dado para cumplir bien con mi negocio y ser responsable, además del buen servicio al cliente, son las razones de que lograra mantenerme por tantos años”.

Juan lleva su propia contabilidad y transporta él mismo la mercancía a los clientes.

En la República Dominicana existen 1.4 millones de micro, pequeñas y medianas empresas (según un corte realizado a 2018) que representan el 98% del total de empresas, generando 2.2 millones de empleos en la economía, lo que equivale al 54.4% de la población ocupada en mercado de trabajo.

Aportan un significativo porcentaje al producto interno bruto (38.6%). De este total de empresas, el 50.98% están ubicadas en locales fijos, el 26.78% están ubicados en locales móviles, el 21.70% pertenece al sector agropecuario y tan solo el 0.55% pertenece al sector de pesca y minería, según el informe de gestión 2015-2016 MiPyMEs. La que posee Juan de la Cruz está incluida dentro de esas que aportan. El emprendedor ha sido apoyado por la Fundación Dominicana de Desarrollo, una institución que tiene amplia trayectoria en el tema de respaldo al emprendimiento.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

  • Etiquetas
  • d2
Compartir
Noticia anteriorCasos globales superan los 4,3 millones, con 295.000 muertes
Noticia siguienteBanreservas aplica medidas flexibles a favor de sus clientes