Sanatorio Infantil Santo Socorro

Sanatorio Infantil Santo Socorro recién inaugurado en febrero de 1949. ARCHIVO
Construido con la visión de erradicar la enfermedad de la tuberculosis en el país

Creación del sanatorio

Hace 71 años que fue inaugurado el Sanatorio Infantil Santo Socorro, el 26 de febrero de 1949, hoy, Hospital Materno Infantil Santo Socorro. Un centro de tisiología creado con el fin de prevenir y contrarrestar la tuberculosis en los niños dominicanos. Al momento de su fundación, contaba con la capacidad de 100 camas. Su personal médico estaba compuesto por el doctor Sixto Incháustegui Cabral, director; doctor Vittorio Ortori Díaz, subdirector; los doctores Joaquín Antonio Dájer S., Duvergé Colombino Feliz y José Melchor Herrera Cabral, tisiólogos; el doctor Nilo E. Herrera Arguello, director de Laboratorio; Nidia Hernández, farmacéutica; Josefa Mejía, superintendencia y Ramón Álvarez Villegas, administrador. Durante las siete décadas que lleva esta institución sanitaria ha ofrecido sus servicios médicos y de enfermería a las familias de escasos recursos económicos. También, se impartían talleres a los jóvenes que eran ingresados en el hospital, como sastrería, barbería, cocina, entre otros cursos técnicos y ofrecían docencia a los niños desde kindergarten hasta el sexto grado. Estos pequeños eran cuidados por enfermeras y monjas, dos de esas monjas fueron sor Ana Olga y sor Peña. En nuestros archivos encontramos que el sanatorio fue construido en el Barrio Obrero de esta ciudad capital. Pero en la actualidad está ubicado en el Ensanche la Fe del Distrito Nacional.

Doctor Sixto Incháustegui Cabral, primer director del sanatorio
Considerado como “precursor de la Tisiología y padre de la Alergia Clínica en la República Dominicana”. Logró grandes aportes en la medicina a través de sus investigaciones científicas. A dos años de fundación del centro, participó como representante del Sanatorio, en el Sexto Congreso Médico Dominicano, de la Asociación Médica Dominicana, en la que concurrió con la cuarta parte del total de trabajos presentados , habiendo sometido también a la consideración de ese Congreso, el 95 % de los trabajos de la Sección de Tisiología. De igual forma, dio a conocer datos estadísticos acerca de movimientos de pacientes y de los referentes servicios e investigaciones efectuados en el hospital infantil como Rayos X, investigaciones de bacilos por el método de fluorescencia a la luz ultravioleta, laboratorios, anatomía patológica, cátedras de anatomía patológica, y otros trabajos científicos. En el aspecto social destacó la labor de la escuela de enseñanza primaria que funcionaba para internos en los establecimientos con el patrocinio de la secretaria de Educación. Explicaba que el sanatorio era el único en su clase en el país que contaba con 100% de autopsias y con un servicio de anatomía patológica. Además era el único que contaba con un servicio fotográfico propio.

Patronato Santo Socorro

Era el 1955 cuando inicia sus operaciones el Patronato Santo Socorro, una entidad benéfica creada con la intención de ayudar a los niños tuberculosos del hospital que lleva el mismo nombre, fundada por la señora Venecia de Rainieri junto a otras damas de la sociedad dominicana. Desde su creación, han colaborado en el desarrollo del hospital, desde la parte de infraestructura hasta lo más mínimo como comida, regalos y demás ayudas básicas para los niños. En diciembre de 1969 fue inaugurado un pabellón en el cual los niños del centro de salud recibirían clases, construido con el patrocinio del Comité Pro-Año de la Educación, cuyo presidente era Horacio Álvarez y del Patronato.

Ayudas sociales y agasajo a los niños del sanatorio
Como parte de las festividades que caracterizan el mes de diciembre, se le realizó una actividad muy divertida a los niños internos del Sanatorio, el 14 diciembre de 1969, en el que recibieron distintos regalos por parte de varias damas del Patronato Santo Socorro. Animaron el evento infantil, el mago Abra-K-Dabra, Ángel Bussi, la señorita Serrallés, entre otros, quienes llevaron alegría y diversión a los pequeños. El animador del espectáculo fue Francisco Grullón Cordero.

En febrero de 1988, la prensa local registró un desfile de modas realizado por la diseñadora dominicana Jenny Polanco y un grupo de reinas de toda Latinoamérica, con la colección primavera-verano, a beneficio del Sanatorio Infantil Santo Socorro, efectuado en el Patio de Los Naranjos del hotel Santo Domingo.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorCuarenta años sin Vinicius
Noticia siguienteCine dominicano espera impaciente su reapertura