Ayer me topé con él

Ayer me encontré con él Estaba sentado en una de las bancas del viejo parque que lleva su nombre, triste y cabizbajo, solo y solitario, indiferente a todo. Allí estaba, rememorando aquellas primeras gestas de una patria que-si-fuere-mil-veces-esclava-otras-tantas-ser-libre-sabrá. Allí estaba, mascullando frente a su propia imagen de bronce su ideal de felicidad común, frustrado por los malos dominicanos, por los prevaricadores, por los traidores, por los que han falsificado convenientemente sus palabras. Allí estaba, pues, el pobre Juan Pablo, sin celebrar cumpleaños ni nada. No dijo nada el pobre Juan Pablo.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorNo vendas tu voto
Noticia siguientePasaportes presenta nueva libreta de viaje