“Ver llegar una persona al mundo es significativo”

Compartir
El doctor Grullón fue presidente de la Asociación Médica de Santiago, que en la actualidad se llama Colegio Médico.
El especialista ayudó a crear residencias médicas a nivel público y privado en Santiago, cuando estas solo se hacían en la capital

Ver el sufrimiento de las mujeres en el proceso de parto, durante sus visitas a un hospital mientras cursaba el bachillerto, llevaron al doctor Luis E. Grullón a anteponer la especialidad de Ginecología y Obstetricia a la de Cirugía, que también le llamaba la atención, y a través de ésta, ha hecho significativos aportes en la tarea de dar vida.

El doctor Grullón, que ofrece sus servicios en la Clínica Corominas, afirma que de volver a nacer, volvería a elegir esta rama de la medicina, por la que se inclinaron dos de sus siete hermanos.

1. Orígenes
Nací en Guayabal, municipio de Puñal. Mi padre fue maestro durante toda una vida, fue fundador de la escuela de Guayabal, después viví en varias provincias, porque él fue inspector de Educación y lo trasladaban de un pueblo a otro. Somos una familia de ocho hermanos, entre ellos hay uno que es sacerdote, obispo de San Juan de la Maguana José Dolores Grullón; una religiosa, que pertenece a la Orden de las Hijas de Jesús, que está en el Politécnico; Sandy, que es el mayor se dedicó al comercio; dos se dedicaron a la educación y tres somos ginecólogos”.

2. Estudios
Como toda persona que nace en un ambiente humilde, nos tocó mucho trabajo estudiar. Inicié la carrera universitaria en Puerto Rico en el 65, luego estudié en la Universidad Autónoma de Santo Domingo con todas las dificultades que se pueden imaginar, tuve que costearme los estudios durante toda la carrera, comencé a trabajar a los 28 días de entrar a la universidad en diferentes clínicas para poder pagarlos. Recuerdo que el día que me fui a estudiar a Santo Domingo, papá me llevó a tomar una guagua, no estaban las compañías de autobuses de hoy día, cuando llegamos nos encontramos con la sorpresa de que habían cancelado la ruta, pero después la restituyeron. Hemos sido una secuencia de ayuda entre los hermanos, fui el primero que vino a Santo Domingo, luego Fernando vivía conmigo, después fue el más pequeño, quien tuvo mejor suerte, ya que teníamos otro hermano en Santo Domingo, donde pudo también vivir”.

3. Motivación
Me motivó mucho especializarme en ginecología y obstetricia, porque empecé a ir al hospital Cabral y Báez cuando era estudiante de bachillerato y vi el sufrimiento de las madres en el área de parto, entre ellas una tía que duró tres o cuatro días con muchas molestias de parto. Por suerte, después fui el padrino del niño. Entonces, como que me incliné mucho por esa parte, al ver el sufrimiento de las mujeres en la labor de parto y, a pesar de que me gustaba mucho la cirugía y tenía facilidad para ésta, pero como la gineco-obstetricia también tiene que ver con cirugía, me incliné por esa área”.

4. Especialidad
Cuando terminé la carrera, mi ilusión era irme a México, tenía varios maestros egresados de allá. Aún no había terminado mi pasantía, cuando un día visité la Maternidad La Altagracia en Santo Domingo, me encontré con un médico, me dijo ven acá Luis, te aceptaron en México?, le dije que no había solicitado, como no había hecho la pasantía, pensaba que no me iban a llamar, entonces me insultó, me dijo que no sabía el tiempo que me estaba perdiendo en la vida, si entras ahora vas a terminar más pronto. Seguí caminando, me encontré con otro médico, y coincide con hacerme la misma pregunta y me da la misma respuesta. Cuando me fui del hospital me encuentro con el tercero, me hace la misma pregunta: ya solicitaste en México, ya te aprobaron? entonces le dije que no, me dice lo mismo. De ahí salí a recoger todos mis papeles y en un tiempo récord pude enviar los documentos, los papeles llegaron días antes de cerrar el concurso, el primero en saber que me habían aceptado ese año fui yo, precisamente en el hospital donde quería ir, que era el Instituto Mexicano del Seguro Social de la Universidad Autónoma de México. Un día hablando con el jefe de enseñanza, le dije venga acá doctor, cómo fue que usted me aceptó, si no me conocía?, yo era un poco fresco, le mandé una correspondencia diciéndole cuál era mi interés de pertenecer al hospital, entonces me dijo lo que pasa es que cuando un médico solicita en el hospital, es porque lo conoce, nosotros preferimos la gente que conoce el sistema de trabajo, te preferí a ti como número uno entre los extranjeros para ser aceptado en el hospital”.

5. Práctica médica
Al regresar de México comencé a trabajar en la Clínica Corominas en el año 76, también en el Hospital Cabral y Báez, en el cual pude ayudar a organizar la apertura del mismo. En el 79 en el gobierno de Antonio Guzmán, me tocó participar en la organización, tanto en mi área de ginecología como en el hospital en general. Si volviera a empezar, fuera médico de nuevo, a lo mejor pensaría si me especializara en ginecología o cirugía, pero creo que me inclinaría de nuevo por ginecología y obstetricia. Ver traer una persona al mundo es muy significativo, uno lleva eso dentro. Ver el desarrollo de un embarazo durante nueve meses, después tratar de traer la criatura en condiciones que sean normales, es una gran satisfacción”.

6. Creación de residencias
Recuerdo que iniciamos la lucha por la formación de las residencias médicas, que no existían en Santiago, en Santo Domingo pensaban que sólo se podían hacer especialidades allá, pero rompimos eso y se logró que se iniciaran aquí, sobre todo en mi área, tuve una participación activa con el gremio de Santo Domingo, con la Sociedad de Ginecobstetricia para lograrlo.
Hemos contribuido también a que en la clínica hayan residencias médicas, aunque no sea en mi especialidad, pero me gusta mucho que los médicos se superen en otras, por eso se inició hace 7 u 8 años Medicina Interna, ya tenemos en Cardiología y Cuidados Intensivos. Cuando iniciamos, había un equipo muy grande para enseñar a la nueva generación, esas fueron generaciones muy bien formadas, igualmente que la primera promoción de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra, donde durante 12 años estuve encargado también del internado, y uno ver el espíritu que tienen esos muchachos de superarse y que habían muchas oportunidades en ese tiempo en el hospital, ya ahora con tantas universidades, hay muchos internos y pasantes, pero antes salían muy bien teóricamente y en la práctica muy bien formados también”.

7. Vida gremial
Me gusta tratar con las demás personas, con los médicos, con sus problemas, con los problemas de la institución donde laboro, por eso me involucré mucho con los gremios. Fui presidente de la Asociación Médica de Santiago, que en ese entonces se llamaba así, luego Colegio Médico. Después pasé a ser presidente de la Regional Norte, luego segundo vicepresidente del Comité Ejecutivo de la Asociación Médica; y fui presidente fundador de la Sociedad de Ginecología y Obstetricia, regional Norte. A nivel internacional, formé parte de la fundación de la Federación Latinoamericana de Medicina Perinatal, que se creó en Ecuador; además he tenido mucha participación en congresos y trabajos científicos. Creo que lo he hecho bien. En mi gestión en el Colegio Médico me llamaron histórico, porque fue cuando se rescató la asociación, estaba muy descuidada. El terreno que tenía fue donado por el doctor Corominas, en mi gestión compramos el doble de terreno, hicimos muchas actividades científicas, todos los médicos se integraron”.

8. Administración
En la clínica había sido parte del Consejo en varias ocasiones, ahora mismo tengo 14 años, los primeros 12 como Director Médico y dos años siendo presidente del Consejo de Administración. Me siento muy contento, porque tanto en la directiva con el doctor Juan Ramírez como en ésta, hemos logrado mejorar mucho el servicio de la clínica, ampliar sus servicios y también el área física. Adquirimos un edificio al frente, donde próximamente vamos a inaugurar 107 consultorios, área administrativa, oficina de ARS, una cafetería, posiblemente una farmacia, toma de muestras de laboratorios, un centro de rehabilitación, terapia física y un parqueo amplio, que es una ilusión de la clínica desde que se fundó. Estamos llegando a la etapa final, con muchas dificultades para lograr los permisos, porque sólo nos autorizaron cuatro pisos, por suerte con la intervención del ministro de Cultura, nos dieron la aprobación verbal para construir ocho, y próximamente tendremos la aprobación definitiva para licencia de parqueos. Aparte de eso, nuestra institución ha adquirido muchos solares, hemos hecho un local para farmacia climatizada, hemos ampliado el área de intensivo, área de intensivo pediátrico, el aumento del área de recuperación post quirúrgico, un centro de esterilización, entre otros”.

9. Familia
La razón de la vida es la familia. Tengo cinco hijos, he tenido mucha suerte con ellos, se hicieron profesionales, han mantenido una línea muy correcta. De mi primer matrimonio, el mayor tiene un PHD en Veterinaria, lo hizo en España, vive en Alemania; el segundo estudió Administración, tiene negocios de comida; y la hembra es ingeniera industrial, vive en Santo Domingo. De un segundo matrimonio tengo dos hijos, Luis José y María Cristina, quienes han seguido mi carrera. El varón está terminando el internado y la hembra el próximo año va para el internado, es decir que hay tiempo para todo. Muchas veces uno se descuida un poquito, pero uno trata de compensarlo, pero gracias a Dios me siento muy orgulloso de la familia. Tengo muy buenos hijos”.

10. Anécdotas
Tengo muchas anécdotas en mi ejercicio, recuerdo diferentes casos fuertes. Una vez en el Cabral y Báez una paciente que estaba muy complicada, me preguntó un familiar doctor usted cree que la paciente se salve, le dije bueno con la ayuda de Dios y el trabajo de nosotros se puede lograr, pero con el trabajo de nosotros solamente no. Recuerdo un día también en el hospital La Altagracia, antes de terminar la carrera, un médico me dijo que iba hacer una cesárea, ya yo operaba, llega una monjita, me ve que estoy operando sin ser especialista y fue a llamarle a la atención al médico que me dio la oportunidad, entonces él le dijo ese sabe operar más que yo”.

Evolución de la práctica médica

La medicina se ha puesto muy complicada, antes teníamos pacientes, ahora tenemos clientes. Ahora el paciente puede tener un médico, pero uno no tiene pacientes, tú estás conmigo hoy y mañana cambias. Hoy en día, uno ejerce la medicina hasta con temor por la cuestión de las demandas, por la mínima situación, el paciente quiere demandar.

La gente puede sentirse muy bien atendida, pero si la cosa no sale como esperaba, piensa en demandar al médico para ganarse un dinero. Hoy en día están lloviendo las demandas médicas por lo que llaman una mala práctica, pero nadie quiere hacer daño a un paciente, uno puede estar muy bien ahora, puede salir caminando, tropezar, caerse y hasta matarse, la medicina es así también. Es decir, uno trata de hacer las cosas bien, pero no siempre salen como uno quiere, uno tiene que operar, abrir un vientre y no sabe lo que se va a encontrar, dependiendo lo que uno encuentre uno actúa y resuelve. Por suerte nunca he tenido ningún tipo de problemas, pero hoy en día uno ejerce con temor, porque se está tomando mucho en cuenta la parte del dinero, no existe ese agradecimiento de antes por parte del paciente, que venía con un pollo... Todo eso ha desaparecido.

Apodo
Como trabajaba, muchas veces llegaba tarde a las prácticas, entonces el doctor me preguntaba qué me pasó, le decía que amanecí operando, y me pusieron el cirujano en ese tiempo.

Miedo
Hoy en día, uno ejerce la medicina hasta con temor por la cuestión de las demandas, por la mínima situación, el paciente quiere demandar”.

Disputa
Iniciamos la lucha por formar las residencias médicas, que no existían en Santiago, en Santo Domingo pensaban que sólo se podían hacer especialidades allá”.

Disputa
Iniciamos la lucha por formar las residencias médicas, que no existían en Santiago, en Santo Domingo pensaban que sólo se podían hacer especialidades allá”.

Orgullo
La razón de mi vida es la familia. Tengo 5 hijos, tengo mucha suerte con ellos, se hicieron profesionales y mantienen una línea correcta”.

Resultados
Hoy día aún estamos viendo los frutos de lo que sembramos, porque los maestros de esos profesionales que se están formando ahora, son los que nosotros formamos hace muchos años.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorPide ser más fuerte contra violadores
Noticia siguienteCámara Baja honra a diputado fallecido