“Me siento un ser humano afortunado”

Amelia Reyes Mora, Presidente fundadora de AF Comunicación Estratégica
Amelia Reyes Mora cree en el uso apropiado del poder de la comunicación y la imagen para proyectar las empresas, especialmente en la gestión de crisis

Amelia Reyes Mora se define como una apasionada de la búsqueda de la excelencia, que ama la comunicación corporativa y que busca contribuir con la proyección y crecimiento de empresas y personas para que reconozcan y alcancen su potencial.

Durante sus más de tres décadas de vida profesional, siempre ha creído en la importancia de la educación continua y la lectura, por lo que se mantiene siempre actualizada con diversos estudios, tanto dentro como fuera del país. Cree en la necesidad de que un profesional se mantenga siempre actualizado.

1. Niñez
Soy la más pequeña de siete hermanos, cinco varones y una hermana. Nací rodeada de un gran cariño, cuidados y muchas travesuras de parte de mis hermanos, al ser la más pequeña, especialmente con tantos varones en la familia, no era una tarea sencilla. Eso me forjó el carácter y ha hecho de mí lo que soy en gran medida. Fui una niña muy querida y deseada, aunque nací como dama de compañía de mi hermana, pues mis padres querían que ella tuviera una compañerita, así ha sido, mi hermana Lilian es mi mejor amiga y compañera. Somos muy diferentes, pero nos amamos y cuidamos mucho una a la otra. Hablamos todos los días, ahora que no está mi madre, conversamos el doble para compensar un poco su ausencia”.

2. Recuerdos de infancia
Mi familia era muy amplia, mis primas eran como hermanas, nos pasábamos las vacaciones juntas. Recuerdo que jugábamos a las muñecas, jacks, mariquitas, trúcamelo, hacíamos coreografías con las vecinas, nos subíamos en los árboles, había menos estrés y competencia, la idea era divertirnos sanamente, pasar tiempo con la familia y amigos. Recuerdo que estudiábamos siete primas en el mismo colegio, cuatro estábamos en el mismo nivel, cuando teníamos exámenes era la única que se quedaba en la casa, me perdí de algunas fiestas, pero cuando ellas regresaban del baile, disfrutaba las historias que hacían. En mi caso, algo siempre fue diferente, como a mi padre, me encantaba leer desde niña, a veces prefería alejarme, solo para estar acompañada de un libro. Siempre he pensado que quien lee nunca está solo”.

3. Estudios
Me gradué de bachillerato en el Colegio Santo Domingo, fui una estudiante dedicada, recuerdo que me consideraban un poco “nerd”, pues siempre me ha gustado leer, me sentía feliz cuando iniciaba cada año escolar. Adoraba el olor de los libros y cuadernos nuevos, me encantaba reencontrarme con mis amigas, respetaba y quería mucho a mis profesores. Quería ser médico psiquiatra, pero finalmente me decidí por la psicología, las personas y la conducta humana han sido mi fascinación. Me gradué en la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU), la Fundación Universitaria Dominicana me entregó un reconocimiento por haber obtenido el índice académico más alto de mi facultad, me sentí gratamente sorprendida cuando mencionaron mi nombre, honestamente no lo esperaba. Luego, continué estudios de especialización y postgrado en Dirección de Recursos Humanos (Barna-EADA); en la Universidad Católica de Santo Domingo; en Relaciones Públicas y Maestría en Comunicación, Relaciones Públicas y Protocolo en Eserp Business School y la Universidad Camilo José Cela”.

4. Bella experiencia
Durante dos años fui maestra de Preescolar, una bella experiencia que me sirvió para definir cuál sería la especialización en mi carrera, descubrir la sensibilidad y belleza de los niños y la necesidad de amor, cuidado, paciencia y empatía que se requiere para desarrollar su potencial. En ese entonces, la carrera duraba cinco años, en los primeros tres se obtenía el título de Técnico en Psicometría. Al iniciar el cuarto año tenía que decidir la especialidad, entonces comprendí que no me visualizaba como educadora de preescolar el resto de mi vida, entonces fue como inicié mi preparación para entrar al mundo corporativo, a través de la Psicología Industrial”.

5. Padres y hermanos
Mi padre Luis Reyes Pérez, oriundo de La Romana, era un militar de carrera del Ejército Nacional, que formó muchos militares en la academia, reconocido por su honestidad y rectitud, un padre presente, dedicado a su familia. Mi padre se formó en la rectitud y honradez, por el ejemplo de su papá Zacarías Reyes, quien fuera síndico en La Romana por muchos años. Esto marcó nuestras vidas, pues en la familia lo importante no era ser rico o vivir bien, sino ser honesto, leal a tus principios y trabajador. Debido al trabajo de mi padre, mi familia recorrió toda la República, cuando le tocaba ser comandante en diferentes lugares, mi madre siempre lo acompañaba. Recuerdo que mi amada y admirada madre, Lilian Mora Arzeno de Reyes siempre decía, hijas mías a los hombres no se les deja solos. Mi mamá era de Puerto Plata, una mujer de gran fortaleza, inteligencia y muy cariñosa, siempre supo mantener la familia unida, era como una mujer de hierro envuelta en seda. Fuerte y decidida ante las dificultades y suave, comprensiva y dulce cuando lo necesitábamos. Claro que significó un sacrificio, porque casi siempre estaba embarazada o con niños pequeños, pero era una mujer valiente y trabajadora, nunca le temía a nada. Mi hermano mayor, Johnny se fue muy pronto, pero dejó una profunda huella en todos nosotros, lo amé mucho, todavía tantos años después, lo extraño muchísimo. José, Marcos, Augusto y Lilian, todos se hicieron abogados. Carlos, entró a la academia al igual que mi padre, pero a la Policía en lugar del Ejército. Tengo 14 sobrinos y una sobrina nieta. Aunque no siempre coincidimos en todo, cada uno tiene su visión de la vida, pero seguimos coincidiendo en los valores inculcados por nuestros padres.

6. Grata experiencia
He tenido muchas experiencias gratas, creo en el uso apropiado del poder de la comunicación y la imagen para proyectar las empresas, especialmente en la gestión de crisis. Por razones de confidencialidad no puedo compartir los detalles, pero han sido varios los casos de gestión de crisis de los que me siento muy orgullosa y satisfecha, a través de nuestra labor en AF Comunicación Estratégica. Cuando uno se da cuenta de que gracias, en parte, a la estrategia presentada, protegiste la marca, el público, conservaste el empleo de mucha gente y la empresa para sus accionistas, es algo invaluable. Además, como cabeza de Recursos Humanos, era mi responsabilidad reclutar personal con alto potencial. En secreto siento un tremendo orgullo y satisfacción cuando los veo crecer y destacarse como profesionales y personas que aportan a sus empresas y a la sociedad. Poder servir al país desde mis aportes como profesional y vicepresidenta de la Asociación Dominicana de Turismo de Salud, apoyando la sensibilización sobre la necesidad de elevar los estándares de salud y proyectar el país como destino, me hacen sentir muy orgullosa”.

7. Amor por la comunicación
Estuve más de 20 años en el mundo corporativo, laborando para las multinacionales IBM-GBM, Citibank y Cemex, tres empresas líderes en sus áreas que integraban Recursos Humanos y Comunicaciones bajo la misma sombrilla. Mi amor por la comunicación nace desde la importancia de la comunicación interna. En mi último trabajo, me involucré más ampliamente con la comunicación externa, para lograr los objetivos estratégicos que me plantearon a la entrada a la organización, solicité que me asignaran el manejo de Comunicación Interna. Creo en el gran poder de la comunicación para generar cambios en las organizaciones y en la percepción que tengan los diferentes grupos de interés. En Cemex, esta función pertenecía a Planeación, me explicaron que no se separaba, era todo o nada, así fue como asumí, además de Recursos Humanos, Salud, Seguridad, Medioambiente, la responsabilidad del manejo de la comunicación externa y asuntos corporativos. El posicionamiento que se logró de la institución, luego de una gestión integrada, con apoyo de un magnífico equipo de trabajo, me llenó de gran satisfacción. En varias oportunidades nos requirieron presentar el caso de éxito de República Dominicana en las reuniones globales de la institución, donde asistían representantes de 50 países. Puedo decir que, en el ámbito profesional, la comunicación corporativa es mi gran pasión, por ello, decidí fundar AF Comunicación Estratégica en 2006 y seguirla desarrollando, quizás mi mayor logro profesional”.

8. El mejor consejo
He tenido la fortuna de que mis padres fueron grandes orientadores y maestros en mi vida. No puedo hablar de un solo consejo, en cada etapa de mi vida, he recibido la guía que necesitaba según el momento. Nacer en un hogar cristiano hizo de mi vida algo diferente. En los momentos difíciles la fe me ha sostenido y en los de éxitos, me ha mantenido siempre en el camino correcto. El mejor consejo lo recibí mediante el ejemplo de mis padres. Papi era un hombre recto, honesto, muy leal y familiar, mi madre una mujer de extraordinaria fortaleza, resiliencia y carácter. Recuerdo que ante la pérdida de tantos familiares en corto tiempo, tres hijos y un esposo de 67 años de casados, nunca la vi abandonada o en profunda depresión, me mostró que la oración fue su fortaleza, especialmente el rezo del Rosario. Todos fueron consejos mediante el ejemplo. No puedo olvidar frases o exhortaciones cotidianas de mis padres, cuando me decían que la mayor riqueza de una persona es su honradez, que nunca se abusa del pobre y desvalido, que uno debe ayudar siempre a toda la gente que pueda, que la mujer debe estudiar y preparase, entre muchos otros. En la vida profesional, tuve supervisores que compartieron conmigo sus experiencias y aprendí mucho de ellos, eso me permitió desarrollarme y crecer”.

9. Esposo e hijos
Estoy casada con Eduard Gottschalk Moscoso, nos conocimos cuando ambos éramos muy jóvenes y laborábamos para IBM. Todo un caballero, noble, respetuoso, con un gran corazón, del tipo de personas que siempre busca el lado bueno de los demás y de las situaciones, muy optimista, honesto, inteligente y trabajador. Sentí desde el inicio gran aprecio y admiración por él, es graduado con honores de Ingeniería Aeroespacial de la Academia Naval de los Estados Unidos, Annapolis, MD. Nos hicimos amigos desde que nos conocimos y rápidamente me enamoré de él. Es una historia un poco larga, pero puedo decir que Dios tenía planes diferentes para nosotros y no fue hasta 13 años después de conocernos, cuando nos reencontramos y poco tiempo después nos casamos. Procreamos a Eduard Emmanuel y Christian Emmanuel, de 16 y 11 años. La experiencia más gratificante ha sido ser madre de niños sanos y hermosos a los 38 y 43 años, cuando mucha gente a mi alrededor y yo misma tenía el temor de que algo pudiera salir mal. Son niños brillantes y obedientes, ambos estudiantes de honores en sus colegios. Me siento un ser afortunado”.

10. Duros momentos
He tenido momentos muy duros, sabemos que la muerte es parte de la vida, y que nacimos para morir. Como mujer de fe, sé que el Padre nos tiene preparada una casa celestial para recibirnos por la eternidad. Sin embargo, las despedidas son muy difíciles. Desde pequeña experimenté el gran dolor de ver partir a mi hermano Johnny, falleció a los 24 años a causa de un trágico accidente automovilístico. Él era como un segundo padre, nuestra diferencia de edad me permitía verlo de esa forma, era un ser humano excepcional. Su partida fue muy dura para toda la familia. Nos tomó años recuperarnos de esa pérdida. Nuevamente se ensombreció nuestras vidas al ver partir a mi hermano Augusto, con solo 54 años en noviembre de 2016. Esa cadena de despedidas continuó unos meses después con el fallecimiento de mi padre y de mi hermano José, en julio y agosto de 2017. La despedida más dolorosa que he experimentado, fue decirle adiós en su lecho de muerte a mi adorada madre, tan solo meses después del fallecimiento de mi padre y uno de mis hermanos en 2018. En menos de dos años mi familia se redujo a menos de la mitad. No puedo explicar cuán triste ha sido”.

Logros obtenidos

La fundación de AF Comunicación Estratégica, es un logro profesional del que me siento muy orgullosa. Poder contribuir a que personas y empresas sean más felices y exitosas, me llena de gran satisfacción. El hecho de que nuestro trabajo y reputación hayan trascendido las fronteras nacionales y nos hayan colocado en la mira de prestigiosas instituciones con ser invitados a pertenecer a Worldcom Public Relations Group y hacernos capaces de brindarles acceso a nuestros clientes a la capacidad creativa internacional de más de 2,000 profesionales de la comunicación en 115 ciudades, 49 países y 6 continentes me llena de mucha satisfacción. También, haber sido invitados para representar a CCK en República Dominicana, agencia representante de Ketchum en Latinoamérica, que se encuentra entre las cinco primeras agencias de RRPP en el mundo. Ser escogida como la agencia oficial de la Asociación Dominicana de Turismo de Salud y nombrada su vicepresidenta por los aportes y el apoyo que hemos ofrecido al sector mediante la comunicación. Además, tener el privilegio de servir, a través de la presidencia del Consejo de la Fundación Dominicana de Desarrollo, institución con más de 50 años, cambiando vidas, creando empresas y contribuir con el desarrollo de nuestra nación, es extraordinario.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorEn tramo decisivo cabildeos para gobierno español
Noticia siguienteCantante Rish 1 está de gira en Santo Domingo