PMA: en ruta para conseguir que haya cero hambre en RD

Elizabet Fadul ofrece detalles sobre las distintas acciones de Movimiento Cero Hambre.
Movimiento asegura que una brecha en el país tiene que ver con escasez de información en torno a la nutrición

República Dominicana está entre los países que han logrado avances en la región, conforme va dejando atrás el problema de la desnutrición crónica infantil. Sin embargo, el país tiene aún “doble carga de malnutrición”, lo que indica que existen deficiencias de micronutrientes en las familias con mayor situación de pobreza, como vitaminas y minerales, por ejemplo, hierro. Y a la vez hay un incremento del sobrepeso y la obesidad.

Así lo aseguró ayer Elizabet Fadul, oficial de Programas del Programa Mundial de Alimentos (PMA), en una entrevista con elCaribe. Explicó que una persona puede estar obesa o con sobrepeso y a la vez estar malnutrida y eso puede afectar la productividad, la educación y la salud.

En el conversatorio estuvieron –además- Orlando Vásquez, oficial de Comunicaciones Alianzas; Karolyn Ureña, asistente de esa misma área, y Marcelle Rodríguez, asistente de Comunicación.

El empuje dado por el PMA y el Movimiento Hambre Cero para que el país trabajara la hoja de ruta del Objetivo de Desarrollo Sostenible 2 (ODS 2) en el 2017, implicó un proceso arduo y completo de consultas, tanto con entidades del Gobierno, como con la sociedad civil y el público en general. De ahí precisamente salió la hoja de ruta para alcanzar el ODS 2 al año 2020-2030, según rememoró Fadul en el encuentro.

Sostuvo que una de las principales brechas del país tiene que ver con la falta de información en torno a la nutrición. “Si queremos un país con hambre cero, necesitamos un país con educación e información sobre una buena nutrición y alimentación”, planteó.

“El ODS 2 amerita un trabajo de sociedad en su conjunto y de todos, porque lo que busca erradicar toda la forma de malnutrición, lograr el acceso a los alimentos y el consumo sostenible de alimentos. Todo eso va más allá del trabajo de un organismo internacional y un trabajo del Gobierno”, dijo Fadul.
Desde su óptica, es un trabajo de todos el que debe realizarse. “Y en ese sentido, una de nuestras áreas es poder trabajar y apoyar el país a fomentar alianzas en torno al Hambre Cero”, indicó.

Informó que se ha realizado una serie de estudios que luego irán publicándose y pidió que la población se empodere del tema. Uno de ellos (de los estudios) se presentará el 4 de diciembre junto a la Vicepresidencia de la República y el Ministerio de Salud. La investigación se titula “La doble carga de la malnutrición en la República Dominicana”.

En sentido general, los ODS plasman una agenda que adoptaron los países miembros de las Naciones Unidas en 2015 para responder a los problemas más graves a los que se enfrenta el mundo y asegurar el desarrollo sostenible. Representan una visión compartida para la humanidad de lo que podrá ser el mundo en el año 2030, “si todos juntos colaboramos y desempeñamos nuestro papel”, indica el Movimiento Hambre Cero. Y agrega que República Dominicana está en una posición única para ser uno de los primeros países en lograr el objetivo al 2030 o antes. Resaltó el empoderamiento del Gobierno desde el más alto nivel y con el más alto compromiso.

“Los dominicanos se destacan por su respuesta solidaria ante situaciones de trascendencia social, lo que se traduce en un gran potencial para impulsar un amplio movimiento social alrededor del tema de la seguridad alimentaria y nutrición”, indica Movimiento Hambre Cero.

En un documento entregado luego del diálogo de ayer resaltó el clima de estabilidad de República Dominicana y el constante crecimiento de la economía durante los últimos diez años. El documento cita que la subalimentación ha disminuido durante los últimos 25 años (basado en datos del Estado de la Inseguridad Alimentaria de la FAO) del 34.3% entre 1990-1992, al 12.3% entre los años 2014-2016. Pero aún así –según indica el documento del PMA- se estima que hay alrededor de un millón de dominicanos subalimentados al momento actual.

Para seguir enfrentando el problema, al PMA y al Movimiento Hambre Cero les interesa tener más acercamiento con los medios de comunicación, con la prensa, con el fin de socializar todo el accionar producido o generado sobre la cuestión, indicó Orlando Vásquez, el oficial de Comunicaciones Alianzas.

“Nos aliamos con instituciones como la Vicepresidencia y el Programa Progresando con Solidaridad (Prosoli). Y tenemos alianzas con instituciones privadas como el Banco Popular y el Grupo Rica, entre otros”, expuso.

Los datos del Movimiento Hambre Cero (sustentados en la Encuesta Demográfica y de Salud -Endesa- 2013) apuntan a que los niveles de sobrepeso en República Dominicana están en aumento, lo que afecta al 7.3% de los niños y niñas menores de cinco años. Eso equivalía, para entonces a unos 68,000 niños; el 50.5% de las mujeres y el 38.8% de los hombres entre los 15 y 49 años. Si se toma en cuenta que han pasado casi seis años de esa Endesa, es posible que esas cifras hayan variado de manera importante.

Los oficiales del Programa Mundial de Alimentos junto a periodistas de elCaribe.

Vitaminando o fortificando

Cuando a Fadul se le preguntó sobre el trabajo que se está realizando con el sector privado para ir disminuyendo los niveles de desnutrición citó que una de las estrategias importantes tiene que ver con la fortificación o vitaminación del arroz, que se viene desarrollando especialmente con la industria arrocera, en este caso, con los molineros y con el Consejo Nacional de Soberanía y Seguridad Alimentaria; con el Ministerio de Salud Pública y con la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Indicó que hay aproximadamente cuatro empresas involucradas, trabajando la vitaminación arrocera. Aunque Fadul no las citó, una de esas empresas es Procesadora de Arroz Yuna, del empresario Herman Despradel Fonck, un emprendedor que ha sabido inyectar valor al arroz. Despradel conoce desde la raíz la importancia del cereal más consumido en República Dominicana porque además de producirlo lleva años ligado a la parte del procesamiento o molienda. Su padre comenzó con la finca arrocera Las Canas en 1956, un tiempo en el que Herman salió a estudiar al extranjero, donde realizó una especialidad en cereales. Posteriormente, en 1974, se abrió la Procesadora de Arroz Yuna, que constituye una referencia en la provincia Sánchez Ramírez. Está ubicada en la comunidad El Limoncito, Angelina.

Para vitaminar el arroz, Despradel utiliza varios métodos. Uno de ellos es a través de una gragea que viene desde su lugar de origen con todas las vitaminas adentro. En función de la cantidad de arroz se agrega una cantidad de esa gragea. Otra forma de fortificar es agregando las vitaminas en polvo en la caída del arroz, de tal manera que en el proceso, es decir, en el molino, ambos (arroz y vitaminas) se mezclen para que el consumidor final resulte beneficiado.

Aunque el arroz se fortifica, no cambia el precio para el consumidor final, ni cambia al sabor. “Queremos promover el consumo de ese arroz y queremos hacer un plan piloto en Elías Piña y en Monte Plata y vamos a promover los micronutrientes que se entregan a través de Prosoli”, dijo Orlando Vásquez, respondiendo a preguntas formuladas por el director del periódico, Osvaldo Santana, quien dirigió la entrevista. Participó, además, el jefe de Redacción de Apertura, Héctor Marte Pérez.

El Movimiento Hambre Cero tiene un liderazgo compartido entre la Presidencia de la República, por vía del Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional; la Vicepresidencia, así como una alianza privada denominada Sanar una Nación (conformada por el Banco Popular, Grupo Rica, Grupo Ramos y Seguros Universal) y una cuarta pata que es el PMA, explicó Vásquez.
“Esas cuatro instituciones lideran la iniciativa y luego hay un equipo de implementación y de asesoría que tiene múltiples organizaciones. Ahí cabe mucho más gente porque cada una de estas instituciones de alguna forma mira una parte de la solución. Y entonces esas instituciones han designado técnicos que se reúnen con nosotros periódicamente y nos ayudan a impulsar cada una de las iniciativas en el movimiento”, sostuvo. Desde el día primero de julio de 2019, el Movimiento Hambre Cero ha llevado acciones específicas dentro del programa que se ha fijado.
La lista incluye diálogos con sociedad civil, cine foros con temas nutricionales y capacitación a chef, entre otros, según se informó ayer.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

  • Etiquetas
  • d5
Compartir
Noticia anterior¿Cómo afecta la violencia de género a los niños que la presencian?
Noticia siguienteOctubre “bajó duro” con precios de rubros