Soraya Checo apuesta a la educación para el cambio social

Ciudad Santa María realiza sus trabajos en Santiago.
En Ciudad Santa María, ubicada en Santiago, los estudiantes reciben una hora de inglés y arte diariamente

Lo que hace nueve años era una precaria escuela de cuatro aulas enclavada en La Otra Banda, Santiago de los Caballeros, es en estos tiempos uno de los proyectos educativos públicos más completos de esa ciudad, que acoge a niños desde los 45 días de nacidos y brinda formación hasta el nivel técnico.

Se trata del centro educativo y comunitario Ciudad Santa María, que dirige Soraya Checo, y cuya labor se divide en cinco ejes: espiritual, educativo, autosostenibilidad, manejo de las relaciones con la comunidad, y salud.

El proyecto consta de cuatro escuelas. La primera es la Estancia Infantil Santa María, donde los infantes con poco más de un mes de nacidos reciben alimentación y servicios de salud. Es dirigida por Altagracia Martínez y tiene nueve docentes.

Luego de que los niños cumplen los 6 años, pasan a la Escuela Primaria Francisco Arias, de 21 aulas. Permanecen ahí hasta los 12 años. El centro, que brinda clases de robótica y formación con legos, acoge a unos 746 estudiantes.

Tras ese período, los jóvenes de 12 años entran al Liceo Hermana Josefina Serrano y luego al Instituto de Formación Técnica Ramón Edilio Checo, de donde salen a los 18 años regularmente, y del cual se han graduado y certificado 120 estudiantes. La formación técnica de este centro está enfocada en tres áreas: enfermería, informática y administración pública y tributaria.

En este espacio funciona la Granja Acuaponía, área que fue diseñada para que los estudiantes tuvieran contacto directo con diferentes procesos relacionados a la botánica y la biología a través de la cría de peces y la elaboración de abono.

La Ciudad fue fundada por el padre Juan Patricio Azcona, quien, según cuenta Checo, vivía en Perú y al visitar La Otra Banda vio cómo los niños se bañaban en las aguas sucias y andaban descalzos por la calle.

“El padre me preguntó por el dueño de los terrenos que hoy soportan la Ciudad, y yo le comenté que lo iba a investigar. Al final, las tierras fueron donadas y se comenzó el proyecto poco a poco. Fue la mano de Dios que actuó en todo momento con nosotros”, expresó.

Este complejo también cuenta con una parroquia, debido a que es un espacio de formación católica, a pesar de que aceptan alumnos y profesores de las demás religiones.

“Nuestro principal objetivo es servir, contribuir con una educación enfocada en valores, pero también enfocada en los nuevos tiempos, en la tecnología y el aprendizaje de nuevas lenguas”, asegura Checo.

En el área está la Policlínica Carlos Morales Troncoso y una farmacia. En la primera, los pacientes que tengan menos de 18 años y más de 70 reciben la atención gratis. Mientras que en la farmacia, los medicamentos son vendidos a precios módicos.

“Esta es una de las maneras en la que nos integramos a la comunidad. Ofrecemos atención médica de forma gratuita a ese grupo de personas, porque sabemos que en esas edades las enfermedades suelen ser muy duras. Además de que este es un sector de gente humilde”, dijo.

Otra de las maneras en que este proyecto impacta la comunidad, es a través de una serie de murales que pintaron varios voluntarios y directivos de la Ciudad, con mensajes positivos y enfocados en temas sociales.

De acuerdo con Checo, la creación de la Ciudad es solo un piloto que aspiran a que sea tomado como modelo para otras comunidades de Santiago u otras provincias del país.

“La educación es un asunto de todos. El Gobierno, el sector privado y la comunidad deben integrarse para que la juventud que viene sea mejor, tenga valores y pueda tener oportunidades de empleo de calidad o emprendan su propia empresa”, reflexionó.

Ciudad Santa María también gestiona, para aquellos estudiantes con notas excelentes, becas en diferentes áreas en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM).

Soraya Checo.

“Queremos un espacio que vibre con el arte”

Actualmente, en Ciudad Santa María se está trabajando con dos proyectos: la construcción de una nueva parroquia y la terminación del anfiteatro y un área de arte que busca ser una de las más completas de la educación pública en el país. “Tendremos música, teatro, danza moderna y clásica, pintura y escultura.

Queremos un espacio que vibre con el arte, y sea un referente para todas las escuelas no solo de Santiago de los Caballeros, sino para toda la República Dominicana”, detalló Checo. En el anfiteatro, a pesar de que hace falta ultimar algunos detalles, se han realizado varias actividades, como presentaciones artísticas y cinematográficas, entre otras más académicas. “Sabemos los beneficios que tiene el arte para los niños. Eso influye en la disminución de los problemas sociales”.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorPC reconocerá al periodista Juan Bolívar Díaz
Noticia siguienteConocen hoy coerción en SPM a exficalizadora