Tamarah Santana lucha por el bienestar de Sábana Perdida

El cuidado de los adultos mayores ha sido una de las prioridades de Tamarah.
Ha impactado a más de 50 mil personas con diferentes iniciativas a lo largo de sus 22 años de labor comunitaria

Entre risas e historias América Núñez pasa el rato. Las marcas del tiempo en su piel y su perlada melena evidencian que su vida ha sido larga. Un recuerdo atesora y lo revive continuamente: su infancia recogiendo café y cortando arroz junto a su padre en Puerto Plata.

Hoy, con 92 años, declara que “todavía me falta mucho por vivir, y como lo que se necesita para hacerlo es un lugar que te brinde todo lo que necesitas, sé que algunos años más pisaré esta tierra”.

Núñez es una de las envejecientes que ha acogido el Programa de Atención Integral para Adultos Mayores de la Fundación Mujeres Salomé Ureña de Henríquez (Fundamusa), en Sábana Pérdida. En esta organización, decenas de ancianos reciben alimentación, atención médica, espacio de ocio, y otros cuidados.

Tamarah Santana es la presidenta de la Fundación, a través de la cual también ha desarrollado diferentes programas de desarrollo comunitario, salud preventiva y empoderamiento social priorizando a las mujeres.

“La alegría que tienen se deja sentir en el aire. Se mantienen haciendo manualidades y contando historias”, cuenta Santana sobre el programa de envejecientes, que funciona desde hace tres años, a pesar de que la Fundación inició en 1996 con otros proyectos.

La idea de crear un espacio para brindarle atención a los ancianos le surgió a Santana cuando atravesó por un período difícil hace algunos años: tuvo que cuidar por un tiempo a su madre y un tío, que tenían alzhéimer. Aunque lamentó que ambos perdieran la batalla contra esta enfermedad, obtuvo la inspiración para crear un lugar donde cada adulto pase bien sus últimos años.

“Mi objetivo fue claro desde el principio: ayudar a que los últimos años de los ancianos fueran los más dignos y agradables. Así que a través de este proyecto de la Fundación lo estoy logrando, a pesar de algunas carencias”, manifestó.

En estas más de dos décadas de funcionamiento, la Fundación ha brindado igualmente formación a instituciones sin fines de lucro con enfoque de desarrollo comunitario, ha ofrecido charlas para prevenir el embarazo en las adolescentes en decenas de colegios y escuelas públicas, formó parte de los fundadores de dos estancias infantiles, y lleva a cabo operativos médicos.

De acuerdo con Santana, quien es una de las finalistas del Premio Mujeres que Cambian el Mundo 2019 del BHD León, serían más de 50 mil las personas impactadas con estas iniciativas a lo largo de estos 22 años.

La primera iniciativa de la Fundación consistió en unas jornadas de concienciación ciudadana para el apoyo de iniciativas democráticas. Se realizaron desde 1997 al 2000 y se podrían citar entre ellas “el municipio que queremos”, “El voto consciente” y “Por el valor de mi voto”.

También realizó una campaña de prevención de embarazos Dreyfust Foundation of New York del 1999 al 2000. Asimismo, los programas formativos los llevó a cabo de 1998 al 2006 junto a la entonces Secretaría de la Mujer.

“Todos estos años de trabajo me han convencido de que no hay problema que la comunidad no pueda resolver cuando se une y genera un plan de acción”, cuenta Santana.

Otro de los planes que más destacan es el de formación a mujeres de diferentes comunidades de la zona oriental de Santo Domingo, fundamentalmente Sábana Perdida, a través de cursos de costura, ventas, costura industrial, lencería, a través del Instituto Nacional de Formación Técnico Profesional (Infotep).
“Tuvimos la oportunidad de sembrar la semilla de la enseñanza en miles de jóvenes que querían un futuro mejor. Les ofrecimos formación técnica para que pudieran emprender sus proyectos o emplearse”, narra Santana.

Fundamusa también creó los proyectos “Unidas para crecer”, mediante el establecimiento de un centro de confecciones para madres solteras de Sábana Perdida, así como también uno que procuraba disminuir los hechos delictivos en ese mismo sector mediante una campaña de prevención, y otro que estimuló el desarrollo agrícola como medio sustentable de generación de ingresos llamado “Sembrar para comer”.

Tamarah Santana.

Impulsa un proyecto de formación comunitaria

Tamarah Santana trabaja en la consolidación del Centro global de investigación y consultoría para el desarrollo social (Cegicodeco), que busca capacitar a grupos de líderes comunitarios y miembros de juntas de vecinos en temas relacionados con la elaboración de proyectos sociales “para erradicar los principales males de sus localidades”. Ya ha impartido talleres a diversas ONG, en su mayoría enfocadas en el tema de la mujer. Igualmente, ofreció un conversatorio en el Salón Las Cariátides, del Palacio Nacional, a miembros de varias organizaciones de la sociedad civil. “En nuestras manos está el futuro de nuestra comunidad, por esto es primordial la unión. Cuando comencé a penas fue con un comité, que luego se tranformó en una amplia organización que tiene su impacto”, dice.

Fundamusa
Gestiona servicios sociales para solucionar problemáticas en las vidas de las mujeres, sus familias y las comunidades.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anterior“Autopsia fiscal”
Noticia siguienteEl Gobierno entregará sueldo 13 a partir del 5 de diciembre