Protestas en Latinoamérica copan el interés de expresidentes

Miami. Varios expresidentes latinoamericanos denunciaron este martes que las protestas en Ecuador y Chile no fueron espontáneas, sino orquestadas para “desestabilizar” a los Gobiernos de esos países y alguno apuntó directamente como inductor al presidente venezolano, Nicolás Maduro.
“Hay un programa de desestabilización del narcodictador Nicolás Maduro”, dijo el expresidente colombiano Andrés Pastrana, uno de los exmandatarios que participan en el IV Diálogo Presidencial organizado por IDEA (Iniciativa Democrática de España y las Américas) y la Cátedra Mezerhane del Miami Dade Collerge (MDC).

“Tenemos que hacer distinciones entre lo que es una manifestación popular de protesta y la revolución de grupos políticos violentos”, señaló, por su parte, el expresidente ecuatoriano Jamil Mahuad.

El Diálogo Presidencial de 2019 está centrado en la amenaza que suponen “las noticias falsas” para la democracia en la región, pero los participantes hablaron además de la situación general de la región, marcada por protestas y cambios políticos. Participan en el foro, además de Pastrana y Mahuad, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, que intervino mediante videoconferencia, y los exgobernantes José María Aznar y Felipe González (España), Laura Chinchilla y Miguel Ángel Rodríguez (Costa Rica), Vicente Fox (México), Jorge “Tuto” Quiroga (Bolivia) y Osvaldo Hurtado (Ecuador).

Mahuad opinó que hay que “poner en perspectiva” lo ocurrido en Ecuador y Chile y dijo que no se puede generalizar a toda América Latina. Al respecto Aznar indicó que no es un “fenómeno latinoamericano” exclusivamente e instó a “mirar” a Hong Kong, El Cairo, Barcelona o París.

“En estos nuevos movimientos revolucionarios de violencia los contenidos son diferentes pero las formas son las mismas”, porque son “revoluciones acéfalas que se nutren a través de la redes sociales pero confrontar el liderazgo”.

Mahuad subrayó que en el caso de su país las protestas se localizaron en la ciudad de Quito y “poco más” y fueron llevadas a cabo por “minorías violentas, activistas políticos y revolucionarios de profesión y no por el pueblo, y lo mismo pasó en Santiago” de Chile.

Refiriéndose a la capital de Chile dijo que “una docena de estaciones de metro no pueden ser incendiadas sin una operación organizada y pertrechada”.

Pastrana indicó que nunca se había visto manifestaciones con un nivel de violencia como las de Chile y Ecuador y aseguró que “todas las informaciones hablan de números importantes de capturados que están infiltrados” en esas protestas.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorHabla el primer testigo directo del caso Ucrania
Noticia siguienteCapo colombiano guarda prisión en La Victoria